domingo, 24 de mayo de 2009

7

Un poco de cine e historia:obediencia debida.


Han coincidido en pocos meses tres películas sobre el nazismo, cada una con un enfoque diferente, pero en las que podemos encontrar un punto en común pues el aspecto más importante que subyace en ellas es la ley de la obediencia debida, es decir, aquella que implica el deber de acatar las ordenes jerárquicamente superiores. Estas películas son El lector (The reader, Stephen Daldry), Valkiria (Bryan Singer) y Eichmann (Robert Young), ésta última creo que estrenada directamente en el mercado del video. La obediencia debida dejó de ser un atenuante en los procesos donde se juzgaba actos de crímenes contra la humanidad precisamente desde el final de la II Guerra Mundial (se aplicó en el tribunal de Nuremberg) para evitar dejar impunes los asesinatos masivos.

En Valkiria el debate afecta al ejército, y la posición que adoptan los personajes se fundamenta en si el juramento realizado a Hitler como jefe del estado les impide rebelarse ante las órdenes injustas. En Eichmann (cuyo actor principal, Thomas Krestschmann también aparece en Valkiria) el lugarteniente de Hitler, oficial de las SS encargado de la logística de los campos de concentración se defiende hasta el final alegando el juramento realizado a su superior. Pero si en Valkiria y Eichmann los implicados son elementos principales o dirigentes de los aparatos del Estado, en El lector se va un paso más adelante y es de las pocas películas que intenta explicar como el pueblo llano fue capaz de implicarse en la vorágine nazi sin oponer resistencia. Así vemos como un personaje, en principio inocente, es capaz de defender su pasado y sus crímenes alegando el cumplimiento de su deber, y la película es más dolorosa pues ya no se trata de la imagen de un monstruo o un sádico, ahora tenemos a una mujer analfabeta (quizá el único atenuante) que sigue fielmente las órdenes en un estamento bajo (pertenece al cuerpo de guardianas de las SS), y a la que no le importa seguir las instrucciones aunque ello suponga la muerte de inocentes.

Interesante debate el que plantean estas tres películas al poner de relieve la sumisión a las ordenes de la jerarquía frente a la capacidad moral y ética del individuo, aunque desde luego El Lector se sitúa muy por encima de las otras dos pues el abanico de propuestas es mucho más rico que la propuesta de Valkiria (que se centra más en la mecánica del complot fallido) o Eichmann (la más plana de las tres y que pone en paralelo la obediencia del oficial nazi y la obediencia del interrogador israelí).
Leer la crítica de El lector en Encadenados
Leer la crítica de Valkiria en Encadenados





7 comentarios:

  1. Aunque una película y una novela (en la que se base) nada tienen que ver, aconsejo leer El lector. No puedo entender a que se debe ese galimatias de relato (inexiste en la novela) que es el guión. ¿Por qué se ha elegido un relato de vueltas y revueltas en vez de lineal como la novela? ¿Tienen que ver en ese estilo, tremebundo del cine actua, los guiones nacidos a la sombra de Amores perror y derivados? Cuanto daño ha hecho esa película, y su forma de escritura, al cine, Tanto o más que Memento, que ya es decir.

    EL lector, película, es torpe, ambigua e ingenua. Sobre todo peligrosa, por su ambiguedad, en el terreno idelógico. Una especie de caramelo en la línea de la ganaradora de los Oscar de este año: el filme de Boyle. Tonterias para tiempo de crisis.
    Bernard

    ResponderEliminar
  2. ...Habrá que ver lo que aporta al tema la película de Tarantino que ha pasado en Cannes. Esos malditos bastardos (o más exactamente traducido malditos cabrones) suena más en la línea de Tarantino pero mirandose en títulos del estilo de Doce del patibulo...
    A esperar a septiembre que es cuando está previsto su estreno.
    David

    ResponderEliminar
  3. No he leído la novela EL LECTOR, pero la película, que casi siempre es una interpretación de lo leído por el director o guionista, sugiere de forma precisa donde estaba la raíz de aquella barbarie de la extrema-derecha alemana. El pueblo llano se dejo arrastrar porque le creaba un mundo "nuevo" repleto de simplismos y anhelos sentimentales. La película es todo un ejemplo de buen cine con tema y forma acorde.

    ResponderEliminar
  4. Estoy con Petrusdom en ese comentario. Desde luego El lector es mejorable en el guión, pero abordar el tema del nazismo desde su base social creo que es una buena lectura.

    ResponderEliminar
  5. ¿Buena película El lector? Quizá pretencioso filme de qualite y con unas ideas como mínimo discutibles. ¿Había mucha gente inculta en las SS? ¿La gente cultra no participó en la Alemania nazi ni de esas ideas, ni del Holocauso? ¿Quienes fueron los culpables? ¿Por qué en la película la mujer se ahorca ayudándose (plano claramente señalado) de libros?
    Aparte de eso, creo que nadie podrá negar que "El lecto" cuenta con algunos de los peores majillajes de los últimos años? ¿Han visto como envejecen unos personajes mientras por otros no pasan los años?
    ¡Que decepción!
    Fedor

    ResponderEliminar
  6. ...pues al menos es mejor que otros filmes sobre el nazismo como "La vida es bella" o "el niño del pijama a rayas.
    Francisco

    ResponderEliminar
  7. El que ha dicho esas opiniones sobre El lector podía dar la cara y no esconderse en un anónimo.

    Felip Perelló

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails