miércoles, 17 de junio de 2009

3

Algo se mueve en el cine español

Estamos asistiendo a ciertos cambios en las políticas relacionadas con el cine español y mucho tiene que ver el nuevo director general del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), Ignasi Guardans. Por de pronto parece que ya se empieza considerar las descargas legales de películas de Internet como una parte más del concepto de taquilla que era hasta ahora el principal elemento para valorar la concesión de dichas ayudas.
También vamos a tener el día 21, 22 y 23 de junio la primer aFiesta del Cine Español cuya finalidad es poner freno a la caida continua de espectadores que acuden a las salas de cine para ver cine español. Todo espectador que compre una entrada el domingo 21, podrá volver al cine el lunes y martes siguiente por dos euros.

El problema de estas iniciativas es que llegamos tarde a todo. Ni los políticos ni la industria del cine movieron un dedo cuando comenzó a detectarse el problema de Internet, se perdió la oportunidad de legalizar todos los aspectos que conciernen a la exhibición y distribución del cine más allá de los canales tradicionales, y cuando se han querido dar cuenta, el problema les ha pasado por encima (el mismo ejemplo que ha pasado en la industria musical).
Y el problema no es sólo la piratería (España es uno de los países con mayor índice de descargas ilegales) que puede ser combatida con medidas policiales y administrativas, el problema es que para una generación de jóvenes el acceso a los productos culturales (música, cine o software informático) ya se entiende como gratuito. Lo realmente grave es que gran parte de los que se descargan películas o música no piensan que están cometiendo una tropelía, todo lo contrario, hay incluso cierto orgullo en el propio acto de la descarga ilegal.

La industria del cine y los diferentes gobiernos a través de sus organismos implicados tampoco parece que sean capaces de abordar la cuestión más allá de medidas impopulares que rayan la ilegalidad: el canon digital que se nos ha impuesto en España o la reciente ley que permitía la posibilidad de cortar la conexión de Internet en Francia (y que ha sido declarada ilegal). Además, como buen país con tradición católica todos los organismos tienden a fomentar el sentimiento de culpabilidad y resulta que la culpa es de quien coge la manzana del árbol.

Nadie se plantea que la tecnología está ahí y que algo habrá que hacer, siempre respetando la legalidad, para evitar que la gente acuda a ese metafórico árbol y robe el trabajo de un montón de profesionales de la cultura. Para cuando se planteará la posibilidad de descargas online permitidas con un precio razonable, para cuando las salas de cine van a tratar a los espectadores con "normalidad" (proyecciones sin desenfoques o acomodadores que no te presionan mientrás ves los títulos de crédito).
El problema no es fácil pero conforme pasa el tiempo será más difícil hacer entender a la gente que la cultura es un producto más de la sociedad y que hay que pagar un precio por su disfrute. Es por eso que son bienvenidas este tipo de iniciativas pero es necesario que todo esto vaya acompañado de una actuación global y continuada.


Más información sobre La Fiesta del Cine Español


3 comentarios:

  1. esto de las descargas no tiene solución, es un pozo sin fondo...

    ResponderEliminar
  2. A mi me ha ayudado a entender un poco todo esto de las descargas, este artículo del blog de Enrique Dans:
    www.enriquedans.com/2009/04/detras-de-las-descargas.html
    Cuando menos es un enfoque diferente y de futuro.

    ResponderEliminar
  3. Pues, resulta que, según aparece en un diario de Madrid, uno de los mayores luchadores a favor de las descrgas, ha protrgido una serie de programas suyos...
    Mateo

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails