viernes, 26 de junio de 2009

1

Michael Jackson y Farrah Fawcett: Goodbye

Se ha ido Michael Jackson. Ha desaparecido físicamente, porque profesionalmente el llamado "rey del pop" hace mucho tiempo que no encontraba su sitio. El fenómeno Jackson, la etiqueta, superó al autentico cantante y compositor (iba a añadir "de color" pero no es el término exacto) y ahora se ha convertido ya en un mito, parecido a Elvis. Seguro que dentro de poco empezarán a aparecer personas que dicen que le han visto, que no ha muerto y su rancho Neverland se convertirá en visita obligada para turistas y nostálgicos. Sinceramente, Jackson murió de triunfo tras Thriller, incapaz de sobrevivir a un momento álgido de gloria (por eso hay que valorar tanto carreras con coherencia como la de Bruce Springsteen).

No vamos a comentar ahora todas sus excentricidades, juicios y demás cosas extramusicales pues en el fondo hay que quedarse con una trayectoria musical de un artista que controlaba a la perfección todas sus producciones y que en sus discos claves se basaba en canciones asimilables por los media con un tratamiento en la producción basado en el muro de sonido de Spector y la guía incuestionable de Quince Jones (aunque Jackson le dió después la patada). Creo que siempre le falto el descaro de Prince y la actitud comprometida y la versatilidad de Stevie Wonder.

La relación del autor de Billie Jean con el cine ha sido tangencial. Alguna aparición como actor (El mago de Oz, versión 1978), alguna película centrada en recopilaciones de sus trabajos o proyectos para parques temáticos (Moonwalker, Captain Eo), canciones para diferentes películas y los espectaculares videos dirigidos por Landis (Thriller) o Scorsese (Bad) que tuvieron mucha influencia en la popularización de este formato a partir de los 80.

Y ocultada por el huracán Jackson tenemos también la muerte de Farrah Fawcett, víctima de un cáncer, la actriz americana pasó al universo mediatico por su papel en la serie televisiva Los ángeles de Charlie convirtiéndose en mito erotico de mediados de los 70 con su imagen de barbie. Este trabajo la puso en el firmamemento de las estrellas (la serie se rodó entre 1976 y 1980) y también fue el papel que la condenó al encasillamiento televisivo. Tras su actuación en la serie intentó su incursión en el cine (Los locos de Cannoball o la interesante Saturno 3 de Stanley Donen, pero por unas u otras razones no tuvieron la repercusión esperada y la actriz retornó a la televisión partipando en numerosas series y telefilmes, medio que solo abandonaba ocasionalmente para participar en algún trabajo secundario para la gran pantalla.

1 comentario:

  1. F.F. también trabajó en aquel capricho de Altman titulado El doctor T y sus mujeres. Daba igual, siempre sería uno de los angelitos televisivos.
    M.J. hizo aquel videoclip estupendo con Landis, cuando Landis era una esperanza del joven cine americano.
    Tiempos aquellos
    Elisa

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails