lunes, 22 de junio de 2009

5

Por los caminos de Huesca (III)

LOS FESTIVALES DE CINE EN ESPAÑA: Huesca (III)

Vade retro
Escribe: Mister Arkadin

En Huesca nos encontramos varios redactores de ENCADENADOS. Unos, como Carlos Losada porque es un habitual colaborador del certamen desde hace años. Eva porque es de Barbastro y, estando esos días de vacaciones en su tierra, quiso ir a visitarnos y estar unas horas con nosotros. Daniela porque le apetecía acercarse por Huesca para encontrarse con los que allí estábamos, y, al tiempo, poder saludar a Patino. El resto porque se iba a cubrir el festival, aparte de que Milagros y Adolfo escribían varios artículos en el libro-folleto que el festival había publicado sobre Espejos en la niebla, el último trabajo audiovisual del realizador salmantino. Aparte del grupo también se encontraba allá el marido de Milagros, Gabriel, que lógicamente quiso acompañarla en los actos de presentación de la publicación en la que colaboraba.

De todas maneras nunca entendimos en calidad de qué estuvimos invitados los que allí estuvimos. Incluso, nos llegamos a preguntar si teníamos un sueño o qué. Pensábamos que sólo a uno o, como máximo, a dos de nosotros se nos consideraba como prensa. Si era así el resto serían invitados como colaboradores del libro. La realidad es que, por mucho que lo intentamos, nadie nos descubrió el enigma. Sorprendente ninguno de los que allí estábamos aparecíamos en el folleto que el primer día del certamen entrega el festival indicando `quién es quién´ de los asistentes. Bueno ninguno no, sí aparecía Carlos Losada, como hemos dicho, colaborador desde hace años del certamen. Su nombre aparecía desnudo de cualquier tipo de afiliación (normalmente en un apartado se consignaba un determinado dato sobre cada persona con el fin de ubicar su presencia). Milagros López y Basilio Martín Patino, cruzando unas palabras antes de la presentación del libro `Espejos en la niebla´Algunos de los otros colaboradores del libro aparecieron en el folleto con el epígrafe de `La linterna mágica´, esto es, la productora de Patino, independientemente de que trabajaran o no en ella. A la hora de la presentación del libro, sin embargo, sólo estuvieron Milagros y Adolfo, el resto de los autores (de los dos restantes autores sólo uno de ellos se acerco al festival) no estuvieron en el acto porque al parecer no llegaron a tiempo. Fue Begoña, la madrina de Patino en su doctorando honoris causa por la Universidad Salmantina, quien introdujo a los dos autores en dicha presentación.


De lo bueno y de lo malo

No fue el único encontronazo, absurdo y sin sentido, que se tuvo con algunas de las personas del festival. Desde aquí hemos dicho algo que saben la mayor parte de los festivales, no se puede generalizar a la hora de tratar a los medios que deseen realizar el seguimiento de un certamen: Hay quien no lo cree así. Deben tenerlo tan claro como nosotros. Lo que ocurre es que vemos el espectáculo desde localidades distintas.

Varios problemas, como el imprevisto de que se nos entregaran varios ejemplos del libro-folleto en el que colaboraba nuestra revista, fueron solucionados rápida y eficazmente por María. Era quien coordinaba el stand de información del festival, situada este año en el entresuelo del Casino de Huesca, muy cercana a la oficina central del certamen (situada, al igual que en años anteriores, en el segundo piso del edificio).

El stand de información y de prensa son los que han cambiado de lugar este año, incluso ya no están juntas. Mientras, como decimos la información, ha pasado al Casino, Prensa se encuentra situada anexa al hotel donde, se supone, se concentran la mayor parte de los invitados del Festival. Pasamos por allí un momento para saludar a la jefa de prensa. No pudo ser en aquel momento pero lo haríamos posteriormente en el encuentro que como todos los años tiene lugar entre Prensa y cortometrajistas en los bajos de un edificio singular, una tienda de ultramarinos llamada `La confianza´.

No volvimos a tal stand de prensa y es que ni siquiera este año se habilitaron casilleros, como ocurre en otros festivales y como también existieron en la edición del pasado año. Un festival que no lanza una amplia información diaria puede eliminar los casilleros siempre que se genere toda ella merced a una web que cambie todos los días y a la entrega diaria de correo electrónico que permita recibir datos de forma rápida y con escaso coste. No ha sido esa, tampoco, la forma en la que Prensa ha funcionado. Escasos emails y una web cansina que durante los días del certamen seguía aludiendo a los premios del pasado año. Luego, después de terminar el certamen, de forma machacona, siguió aludiendo a la sesión de clausura, sin que se pudiera acceder a ninguna de las fotos de los actor del último día (lectura del palmarés, presentación del libro de Patino y rueda de prensa con el realizador, sesión de clausura). La pagina web elegantes, de fácil navegación, quedaba anulada por su ineficacia, difícilmente entendible.

Este año también, quizá debido a la crisis, el festival no nos obsequió con un detalle tan simple y eficaz como una pequeña linterna de bolsillo, muy practica a la hora de tomar notas durante la proyección de las películas. Era un pequeño detalle que, desde luego se echo en falta, pero que no es realmente importante. Por el contrario sí es de primera necesidad, para cualquier certamen pequeño o grande, mantener un riguroso servicio de (y con) la prensa en general, y no digamos por lo que se refiere a la acreditada. Un punto que deberá revisar la jefatura de prensa en las posteriores ediciones.


Viernes con Trier

Anticristo, de Lars von Trier
El viernes era el día del esperado estreno de El anticristo de Lars von Triers. Nuestro director ha escrito sobre ella en algunos de los artículos que sobre el festival se han publicado en nuestra web y en la sección dedicada a los festivales. Como ha dicho, no es para tanto. La película, la nueva broma engañosa del director danés, siempre realizador de un cine tan vacío como pretencioso, ni es una gran película, ni es tampoco tan revulsiva como se ha dicho.

El día anterior a su estreno la dirección del certamen quiso evitar cualquier ataque que de un lado u otro pudiera producirse (en la ciudad) por haber escogido tal título dentro de la sección cine europeo. Fue, por ello, por lo que en el cine aparecieron unos carteles que aseguraban que la película podía herir la sensibilidad de los espectadores. Igualito que se decía cuando las películas “S” (sobre todo por su implicación sexual, otras veces por el carácter violento) hacían las delicias de los que en los ya (sonando a) lejanos tiempos de ese periodo que ha dado en llamarse la transición, creían toparse con el non plus ultra de la inexistencia de la censura en España.

No sé si fue por el morbo o porque les interesaba el cine de Lars Von Triers, pero el cine se llenó. Además pocos espectadores se salieron de la proyección. Eso sí, dieron algún grito en alguna de las escena “cruentas” como también lo harían en cualquiera filme de terror. Un género, y no el de reflexión o interiorización de unos seres, por los que se mueve este título que, para sorpresa y regocijo general, quiere, en su indignante final, ser fiel al espíritu de Tarkovski, como enuncia el agradecimiento final. Inútil pretensión de una historia que se enmaraña más en el mundo de la locura del protagonista de El resplandor, que en la paciente descripción de procesos humanos que son las películas del malogrado director ruso.

Anticristo es un filme que habla de la locura (de cómo alguien llega a ella) y de la destrucción familiar desde un planteamiento propio del cine de misterio, poblado de alucinados viajess por bosques misteriosos habitados por fantasmas, diablos o brujas. Luego, al final, con una serie de escenas impactantes (masturbaciones con eyaculaciones sangrientas, laceraciones, corte de clítoris…), el filme se convierte en un espectáculo pirotécnico carente de vistosidad. Triers al estado puro, más aparente que otra cosa. Engreído y torpe tratando de escandalizar con una historia sobre la culpa y el pecado, donde el mal está en la mujer y en el desenfreno sexual. Más o menos. O séase, el director sueco sigue empeñando en darnos, como se suele decir, gato por liebre. Ni grandeza, ni fiasco. Un pretencioso filme de terror perdido en divagaciones éticas y religiosas. Más sermón, encubierto, que otra cosa.

Dejamos para otro día la referencia al palmares y la presentación del libro de Espejos en la niebla como cierre del festival de Huesca e inicio de nuestro paseo por los brillantes cines del sur granadinos.

5 comentarios:

  1. El señor ese del aburrido movimiento dogma, invocando ahora al diablo. Que listo es el nórdico...
    Claudio

    ResponderEliminar
  2. ¿Dónde puede adquirirse ese libro sobre la última película de Patino? ¿Alguién me lo puede decir?
    Carmen

    ResponderEliminar
  3. Para Carmen:

    Si quieres adquirir el libro o al menos saber como puedes conseguirlo, lo mejor es que contactes con las oficinas del festival. Simplmente entra en su pagina web y busca cual es el contacto. Le mandas un email y a esperar...Seguro que te contestan rapidamente.
    Mister Arkadin

    ResponderEliminar
  4. Mucha vaina teneis con Patino. Lo poco que he visto me ha parecido aburriiidisimo...

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué quiere decir eso de ser aburrido? Depende de para quién. En otro orden de cosas, a algunos también le puede parecer aburrido El Quijote o las obras de Shakespeare. Y entusiarmarse con Corín Tellado. Pero la literatura y el cine (el bueno) es algo más que diversión o aburrimiento.
    Cesar

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails