domingo, 19 de julio de 2009

2

Comedia clásica. Un marido en apuros (Leo McCarey)

Un marido en apuros El verano es una época ideal, por aquello del tiempo libre, para recuperar películas o libros olvidados. Ahora que en Encadenados estamos revisando los clásicos para el especial de John Ford, he recuperado un film que tenía olvidado por casa que me ratifica el valor del cine clásico. En este caso es Un marido en apuros (el título original es Rally 'Round the Flag, Boys!), una película de 1958, la penúltima que dirigió Leo Mc Carey. Guionista y director americano que cultivo con frecuencia el género de la comedia.

Cuando se habla de comedia clásica, los nombres que suelen repetirse con mayor frecuencia son los de Lubitch, Wilder o Edwards pero si alguien se acerca a las películas de este director podrá apreciar el estilo del que hacia gala y que dejó patente en muchas películas de su filmografía. Antes de convertirse en director en la década de los 30, McCarey se había forjado como supervisor de gags para los cortometrajes cómicos del cine mudo (slapstick) y estrellas como Stan Laurel y Oliver Hardy le deben mucho a la inventiva de este creador.

Un matrimonio ejemplar Una dama de la comunidad
Entre sus películas encontramos su colaboración con los hermanos Marx (Sopa de ganso, 1933) o la obra que le dio un Oscar como director en 1937, La picara puritana (The Awful Truth, 1937). Posteriormente su éxito se fue acrecentando debido a la popularidad de sus melodramas musicales (Siguiendo mi camino, 1944 o Las campañas de Santa María, 1945). En 1957 rodaría la comedia sentimental Tu y yo (con Gary Grant y Deborah Kerr un remake de el film que el propio director dirigió en 1939 y que todavía daría para un posterior remake, Algo para recordar, en 1993).

Un ejército tontorrón


Un marido en apuros (protagonizada por Paul Newman, Joanne Woodward y Joan Collins) es una comedia que plantea una revisión del american way of life, así una familia en principio perfecta (matrimonio con dos hijos que no tiene problemas de dinero) verá complicarse su convivencia por la supuesta infidelidad de su marido (que no es cierta), mientras el ama de casa se rebela de su papel sumiso para convertirse en protagonista debido a un incidente con el ejercito. Rodada en cinemascope y con colores vivos, en clave de comedia, el filme no deja prácticamente a nadie indemne de sus críticas, desde el papel de marido tonto manipulado por las mujeres (Paul Newman), la afable esposa (Joanne Woodward), la calenturienta pretendiente (Joan Collins) o la idiotez de los miembros del ejercito. El trabajo de Mc Carey se nota fundamentalmente en algo que ya no suele ver en nuestro cine actual y que es el saber terminar bien el gag. En la escena donde la mujer descubre a su marido y a la que ella cree que es su amante escondida en el cuarto de baño todo el fragmente es absolutamente cómico, pero cuando parece que el marido está explicando la situación, el guión remata la escena con el camarero que entra con el champán y el caviar.

Paul Newman colgado de la lámpara


Toda la película está llena de estos ejemplos (la hilarante escena donde Paul Newman termina colgado de la lámpara, la primer conversación de Paul Newman con los representes del ejercito). Un film de los que la crítica considera “menor” pero que es absolutamente recomendable y que da una visión ácida de la clase media americana.

2 comentarios:

  1. Que estupenda comedia y que grandes actores. Newman brillaba en cualquier papel. Aquí desde una gran lograda vena cómica. Su secuencia sobre la lampara es antólogica. Pienso que Newman era mucho mas completo que Brando.

    ResponderEliminar
  2. Newman lo que tuvo es una carrera más estable que Brando. Y su registro le permitió hacer todo tipo de cine e incluso dirigir alguna película interesante.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails