sábado, 8 de agosto de 2009

2

Política de cine

Berlusconi, Primer Ministro italiano
El periodista italiano Marco Travaglio publicó el pasado mayo un artículo donde desgranaba de qué forma Berlusconi se ha hecho con el control de los medios de comunicación italianos. El texto toma como ejemplo de las prácticas de acoso y derribo practicadas por Il Cavaliere a Indro Montanelli, “el periodista más grande que ha tenido jamás Italia, el primero en denunciar el conflicto de intereses de Silvio Berlusconi, que, en 1994, de ser empresario y propietario de cadenas de televisión y periódicos, pasó a convertirse en político”.


El artículo, publicado inicialmente por El País el 19 de mayo, y recogido por el periodista Francisco Poveda en su blog Periodismo para periodistas, retorna a las tesis que cuatro años atrás exponía Sabina Guzzanti en su documental Viva Zapatero! (ver a fragmentos en Youtube). En él, Guzzanti alababa la iniciativa del presidente español por intentar desvincular la televisión pública (estatal) del control del gobierno de turno evitando la coincidencia de la renovación de la dirección de TVE con las elecciones.


Más recientemente Il Divo (2008), del director de cine Paolo Sorrentino, continuaba hurgando en la podredumbre sobre la que se asienta el poder político italiano. Centrada en la figura de Giulio Andreottti, líder de la Democracia Cristiana, no desmerece en nada las formas del Primer Ministro italiano y líder del partido de derecha Forza Italia Berlusconi, “Il Cavaliere” para algunos, “Il Caimano” según la versión cinematográfica de Nanni Moretti. En Il Caimano (2006), Moretti también recurría al tratamiento caricaturesco que Guzzanti y Sorrentino utilizaron para retratar la esperpéntica política italiana. Corrosivo sentido del humor que, como afirma nuestro compañero Juan de Pablos respecto a Il Divo (leer crítica) resulta imprescindible para hacer soportables “las cloacas del poder y sus hacedores” que describen estas tres películas.


algunas TV´s autonómicas
Llegados a este punto, cabe preguntares si la correlación entre degeneración de los medios de comunicación y la política puede existir más allá de las fronteras italianas. O, directamente preguntar a los trabajadores de Telemadrid si van a seguir haciendo huelga para denunciar la censura que padecen. O si los ciudadanos baleares, tras la espantada del expresidente Matas a las tierras doradas de América, han percibido algún cambio en su televisión autonómica IB3. O qué tal llevan los valencianos la pluralidad y libertad de prensa en su comunidad que, como las otras dos mencionadas, tienen a sus políticos populares haciendo cola en los tribunales.

2 comentarios:

  1. Aunque a algunos les fastidie, hay que reconocer que la labor informativa de TVE en sus telediarios es modelica. Y si no se cree, se puede comparar con la vergonzante manipulación que existe en televisiones de gobiernos del PP como pueden ser Tele Madrid y sobre todo la televisión valenciana. Es inconcebible que se pueda llegar a tal grado, sobre todo en esta última, de desverguenza informativa

    ResponderEliminar
  2. No ss si es peor Tele Madrid o el Canl 9 de Valencia. Son idénticos a la jefa y el jefe supremo que existe en ambas comunidades. Vaya políticos que tenemos...

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails