domingo, 3 de enero de 2010

1

`Bête humaine´ (1/3): cine comprometido / cine político

Jean Renoir
Jean Renoir comenzó a rodar en cine mudo. Une vie sans joie (1924), La fille de l´eu (1924) y Nana (1926) marcaron un inicio que se situaba próximo al realismo social. Prosiguió familiarizándose con el medio cinematográfico y, en 1931, realizó sus largometrajes On purge Bébé y La Chienne, en la que narraba la historia de destrucción de un hombre sometido a todas las humillaciones de le aplican los que le rodean. Tras varios trabajos más, y algunas desavenencias con sus productores, Renoir continuó generando polémica con La crime de Monsieur Lange (1935) y, sobretodo, La grande illusion (1937). En ellas, sus protagonistas consiguen la absolución ética por unas acciones reprobables (respectivamente, asesinato y establecer simpatía con el enemigo de guerra), pero que el cineasta justifica a lo largo del metraje. Así, habiendo demostrado unas premisas humanistas, en 1938 Renoir se embarcaría en su nuevo proyecto: La bestia humana.


Cine comprometido / cine político


En La bestia humana Renoir continúa con el cine humanista que caracterizó sus filmes anteriores. Sin embargo, la historia del film tiene un resultado pesimista. Ciñéndose, de nuevo, sobre los hechos de un crimen que es encubierto, y respecto al cual los distintos personajes interrogados dan claras muestras de celebrarlo (porque se ha hecho justicia social), la película concluye de forma trágica. Su protagonista, Jacques Lantier, incapaz de soportar el peso de su consciencia, acaba suicidándose. Pero, sin tener que llegar al instante final en que Lantier se tira del tren, poco a poco nos vamos impregnando del tono pesimista que desprende La bestia humana.

`Historia general del cine´, Ed. Cátedra
El mero hecho de elegir este protagonista común ya es signo de distinción respecto al cine teatral y de exaltación del nacionalismo patrio que se venía haciendo en Francia. Para el historiador Jean-Pierre Jeancolas, hay una correlación (ver pág. 77 y siguientes) entre el tipo de cine que, a mediados de los años ´30, estaba surgiendo en Francia y la ascensión del gobierno del Frente Popular, coalición de partidos de izquierda. Este nuevo cine, caracterizado por un compromiso activo con la realidad político-social, se realizaba y comercializaba a la sombra de las producciones más convencionales. Aquellas que se ganaban la simpatía de un público ávido de entretenimiento. Sin embargo, según Jeancolas, algunos cineastas plasmaron en sus películas de la época la intuición generalizada de que en breve comenzaría la guerra. El historiador señala al cineasta Julien Duvivier como el “pionero” del desencanto ya que él es quien, con el final de La belle équipe (1936), “abriera la vía, quien matara al primer actor popular que había simbolizado las esperanzas de 1936”. Prosigue el autor afirmando que “Francia estaba angustiada, se enfrentaba a una realidad cada vez más tensa. Este realismo ya no se alimenta de la realidad. Trata de exorcizar la amenaza mediante un sacrificio humano; por eso mata a Jean Gabin [protagonista de la citada película de Duvivier] : Quai des brumes, Gueule d´amour, La bête humaine, Le jour se lève. Carné, Grémillon, el propio Renoir detrás de Duvivier. Todos están allí”.
Jean-Pierre Jeancolas
El cine francés: 1929-1944.
En Hª general del cine, (Vol. VII)
Cátedra, Madrid, 1997

Al contrario que en su película precedente La gran ilusión, en la que Renoir exponía un discurso pacifista y aún confiado en el triunfo de la izquierda, La bestia humana respira una pulsión tremendista. Más oscura que las anteriores, el arrebato de desesperación es el leit motiv de las acciones. Primero Rouband, el jefe de la estación. Celoso de la relación que mantiene su esposa Séverine con el empresario Grandmorin, planifica el asesinato de éste último. `Bête humaine´, carátula DVD, edición francesaDespués la propia Séverine, enamorada de Jacques, desea poner fin al chantaje al que la somete Rouband. Éste, entregado a la vida lujuriosa tras el asesinato, le recuerda a su esposa que, por más que le disguste, tienen un vínculo mayor que el matrimonial. Y, finalmente, Jacques, incapaz de satisfacer los deseos de su amada cuando le suplica que mate a Rouband, la estrangula en un instante de enajenación.

1 comentario:

  1. Apuntar este título de Renoir para saber lo que es el compromiso: Esta tierra es mía, 1943... Realizada en su "exilio" en Hollywood. Una película necesaria a tope

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails