sábado, 13 de febrero de 2010

0

Celda 211. Cine clásico

Cartel de Celda 211Celda 211 se perfila como una de las películas favoritas para alzarse con un número considerable de galardones en la gala de los Goya que se celebrará el 14 de febrero de 2010. En Encadenados ya hemos comentado esta película y contamos incluso con una entrevista del director Daniel Monzón.

Vi la película en el momento de su estreno y he vuelto al cine para verla por segunda vez. En esta segunda revisión, desprovisto ya de la tensión inicial de la primera visión donde los hechos se suceden con rapidez, hay detalles maravillosos de película clásica que merece la pena destacar. Creo que es uno de los valores que aporta el filme de Monzón y que demuestra que desde el guión hasta la realización funciona todo como un mecanismo al servicio de la narración, de lo que se nos quiere contar.

Dos detalles. La primera explicación que recibe el futuro funcionario sobre como los presos son capaces de fabricar sus propias armas en el interior de la cárcel es fundamental para el final de la película, es un momento que al principio del filme parece insignificante pero que se justifica en el desenlace.

Un segundo detalle. El personaje de Juan sufre una evolución constante debido a la situación a la que se ve sometido, sin embargo, hay un momento crucial donde Juan tiene que optar por continuar en un bando o dar un salto cuantitativo y unirse a los presos. Es cuando se ve obligado a cortar la oreja del preso etarra para, al menos, salvarle la vida. Pero ese acto supone tal violencia que Juan sabe que es un hecho irreversible, después de esa escena violenta, se lava las manos donde se ve la sangre que desaparece por el lavabo y se mira en el espejo. La imagen que le devuelve el espejo ya no es la de Juan, es la de Juan pero fragmentado pues el espejo está roto por diferentes partes. Es una forma de decir al espectador que ese personaje ya no es el mismo, ya no se reconoce su imagen.

La película, a pesar de tener algunos aspectos en su guión endebles o forzados (el ataque a la mujer de Juan y el posterior desenlace de esta parte de la historia), es un ejemplo muy adecuado de lo que debe ser una estructura narrativa clave para mantener la tensión.
Celda 211

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails