miércoles, 12 de mayo de 2010

0

BAFF: Palmarés y balance

web BAFF
12º Festival de Cine Asiático de Barcelona




And the Durián goes to…

Por Ferran Ramírez


La edición del Festival de Cine Asiático de Barcelona de este año se ha visto inundada de no pocos obstáculos. Vuelos que no podían llegar a causa de las cenizas del volcán de nombre impronunciable, retrasos que no podían ser previstos y la celebérrima crisis que, suponemos, ha hecho mella en esta edición. Si bien las cifras oficiales de asistencia rondan los 18.000 espectadores, las aglomeraciones no han sido comparables a las de otros años. Tampoco ha habido presencias muy destacadas y la sección oficial ha destacado por un nivel medio y aceptable pero, sin embargo, las películas más meritorias del festival se encontraban en otras secciones paralelas.

Premio DurianOtro de los desatinos del certamen fue el anuncio de los galardones deprisa y corriendo. En un acto improvisado de clausura, supuestamente anunciado en la web el mismo día de su lectura, el reparto del palmarés fue acompañado por una mención a todas las penurias que este año han azotado el festival. La lectura de premios duró poco menos de cinco minutos, con algunos nombres y títulos mal pronunciados, y una expresión de asombro por parte del público asistente. Tímidos aplausos cerraron este momento fugaz.

Cabe decir que el espectador entendido podía avistar los posibles premios con sólo mirar la programación de este año. Au revoir Taipei, película que se publicitaba a sí misma como un musical romántico iconoclasta y que ya había sido exhibida en el Festival de Berlín con amplia aceptación, ha sido la obra ganadora del certamen. Cierto es que se trata de la única película dentro de la sección oficial que ofrecía una originalidad fresca y agradable. Es de aquellas cintas que suelen encandilar a todos los presentes por tratarse de un bonito y chispeante ejercicio de signo amoroso-festivo. Seis mil euros, otorgados por Casa Asia, y el Durián de Oro han sido para esta cinta de Taiwán.

El drama criminal At the end of the daybreak, otro retrato femenino en clave melodramática sobre el asesinato de dos jóvenes muchachas, y I’m in trouble, otra comedia romántica sobre un joven poeta, fueron las Menciones Especiales del Jurado. Ambas obras ya venían con el pan bajo el brazo: premios acumulados en diversos certámenes asiáticos avalaban estas producciones.

Otro de los premios, quizás el más discutido, fue el NETPAC, que apoya la promoción de filmes asiáticos. Fue otorgado a Between two worlds, una bizarra obra vanguardista sin argumento aparente y sin unos encadenamientos de hecho concretos que supone una gran apuesta visual por su carga simbólica y sus imágenes impresionantes. El filme ha sido considerado por el jurado como una nueva forma de hacer cine, lo que la ha hecho merecedora de este galardón.

Vengeance ha sido el filme que se ha llevado el premio a la distribución. Lógico y normal, puesto que tanto su director, Johnnie To, como su actor, Johnny Hallyday, son de renombre internacional. Este premio asegura que Vengeance verá la luz en circuitos comerciales españoles. Dadas sus propiedades, no es ningún riesgo haberla premiado pues se hubiera estrenado de todas maneras.

Y así cierra el BAFF esta edición. Dejando la sensación de que han faltado muchos nombres o muchas películas que deberían haber figurado en el certamen: los últimos filmes de Brillante Mendoza, por ejemplo, o la cinta vampírica de Park Chan-Wook, Thirst. Otra de las sensaciones es que las filmografías por países han variado su rumbo, o bien no pueden ser conseguidas para el BAFF. Si bien este año sólo hemos podido disfrutar de una película india, la bollywoodiense Luck by chance, que sirvió como acto de inauguración del festival, no hemos podido admirar ninguna obra de Hong Kong, país que supuestamente posee una ingente producción. Japón, Corea, China o Filipinas han sido los países más representativos de esta edición.

Además, las secciones han sido rellenadas con obras inéditas de famosos directores como el citado Chan-Wook, o Kim Ki-Duk, u obras antiguas que se han convertido en clásicos modernos. Y decimos rellenadas en sentido positivo, puesto que resulta siempre un placer poder reverberar grandes obras del cine asiático o descubrir los primeros pasos de realizadores que el tiempo les ha dado la razón. ¿Un BAFF correcto? Sí, y con una tónica siempre interesante, aunque con grandes lagunas en esta edición.


Durian de Oro, jurado compuesto por Aruna Vasudev (presidenta de NETPAC), Desirée de Fez (crítica y periodista), Maggie Lee (crítica), Angel Sala (director del Festival de Sitges) y Max Tessier (periodista), para
Au Revoir Taipei
    Au Revoir Taipei / Yitya Taibei, de Arvin Chen (Taiwán / EE.UU.)

Mención especial a
    At the End of Daybreak / Sham Moh, de Ho Yuhang (Malasia / Hong Kong / Corea del Sur)




Premio NETPAC, concedido por esta organización (www.netpacasia), para
    Between Two Worlds / Asahin Wetei, de Vimukthi Jayasundara (Sri Lanka / Francia)

Between Two Worlds


Premio de la Distribución, otorgado por la distribuidora Motion Pictures, en colaboración con Tribanda (adquiriendo los derechos de la película para su estreno comercial en España), para
    Vengeance / Fuk Sao, de Johnnie To (Hong Kong / Francia)




Premio D-Cinema a la mejor película realizada en formato digital, otorgado por el jurado Blanca Granero (programadora de la Mostra de Dones de Barcelona), Alejandro Vidal (artista visual) y Alberto Tognazzi, para
    Children Metal Divers / Bakal Boys, de Ralston Jover (Filipinas)

I am in troubleMención especial
    I am in trouble! / Nanneu Gonkyeonge Cheohaetda!, de So Sang Ming (Corea del Sur)


Children Metal Divers, de R. Jover




Premio del Público, para
    One Piece: Strong World, de Munehisa Sakai (Japón)

Entre las preferencias del público, siguieron

2ª - Summer Wars, de Mamoru Hosoda (Japón)

Summer Wars3ª - Mother, de Bong Jong-ho (Corea del Sur)

Mother








One Piece: Strong World, de M. Sakai



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails