miércoles, 28 de julio de 2010

2

Crítica Bright Star

Oda al amor romántico   1  2  3  4  5
Escribe Lucía Solaz Frasquet

cartel de Bright Star  

La neozelandesa Jane Campion comenzó su carrera con un buen número de excelentes películas justamente galardonadas. Su primer largometraje, Sweetie (1989), recogió varios premios internacionales; Un ángel en mi mesa (An Angel At My Table, 1990), basada en la vida de la escritora neozelandesa Janet Frame, recibió entre otros el León de Plata en el Festival de Cine de Venecia. Con El piano (The Piano, 1993), que reunió más de treinta premios, Campion fue la primera mujer en ganar la Palma de Oro en Cannes.

Después vinieron una serie de películas francamente decepcionantes, desde la adaptación de la novela de Henry James Retrato de una dama (The Portrait of a Lady, 1996) pasando por Holy Smoke (1999) y En carne viva (In the Cut, 2003). Es un placer poder afirmar que Bright Star, nominada a la Palma de Oro en el pasado Festival de Cannes, nos devuelve a la cineasta en su mejor forma.

En 1819 el poeta romántico John Keats compuso el poema de amor Bright Star para su vecina de dieciocho años Fanny Brawne. Esta es la historia de su relación. Que nadie espere acción o efectos especiales.
AVISO: Quien no conozca la suerte del poeta inglés y quiera permanecer en feliz ignorancia (al menos antes de ver la película), que no siga leyendo.

Considerado junto a Lord Byron y Percy B. Shelley una de las figuras clave de la segunda generación de poetas románticos, la poesía de John Keats se caracteriza por su elaborado vocabulario y su imaginería sensual. Su trabajo no fue bien recibido por los críticos contemporáneos y su vida, como corresponde a un buen poeta romántico, fue breve y trágica.

En el Londres de 1818 John Keats (Ben Whishaw) era un joven huérfano de 23 años que había dejado la medicina para centrarse en sus aspiraciones literarias. Cuando conoció a Fanny Brawne (Abbie Cornish), Keats consideró que su vecina era una descarada únicamente interesada en la moda. Ella tampoco pensó gran cosa de él. Tras la muerte del hermano del poeta, los dos cambiaron de idea y se dejaron llevar por las nuevas sensaciones que estaban experimentando. “Me siento como si me estuviera disolviendo”, le escribió Keats a Fanny.

Cuando la madre de Fanny (Kerry Fox) y Charles Brown (Paul Schneider), el posesivo amigo de Keats, se dieron cuenta de su relación, ya era demasiado tarde. Los jóvenes estaban intensamente absorbidos el uno en el otro y sólo la enfermedad y la muerte podían poner fin a esta obsesión romántica.

Bright Star

El guión de Campion, basado en varias fuentes como la biografía escrita por Andrew Motion y las cartas de Keats, se ciñe a los hechos tanto como puede y la gran labor de investigación es palpable en todos los aspectos sin que eso no le otorgue pesadez a la producción.

Durante los dos años que Fanny y Keats vivieron como vecinos en Hampstead, al norte de Londres, el poeta disfrutó de una explosión de creatividad que lo llevó a componer tres de las odas que hoy se consideran entre sus mejores trabajos.

La pareja se comprometió de modo extraoficial en octubre de 1819, pero la boda no habría de celebrarse. Enfermo de tuberculosis, le aconsejaron a Keats pasar la convalecencia en una clima más cálido. En 1920 se marchó a Roma, donde falleció en febrero de 1821 a los veinticinco años de edad. Su último poema se tituló simplemente “Para Fanny”.

Fanny lloró su muerte como si hubieran estado casados y vistió de luto durante tres años. Aunque se casó en 1833 y tuvo dos hijos, nunca se quitó el anillo que Keats le había entregado. Las más de tres docenas de cartas de Keats que guardó están consideradas hoy en día como unas de las más hermosas cartas de amor jamás escritas.

El filme de Campion está compuesto como si se tratara de una de las baladas de Keats. Su guión es delicado, sutil y poético. A pesar de que se conoce mucho menos acerca de Fanny que sobre Keats (quien destruyó las cartas que recibió de ella), la cineasta decidió contar la historia a través de los ojos de la joven. Es junto a Fanny que conocemos a Keats, descubrimos su poesía y lo perdemos apenas dos años más tarde.

En la historia es importante también la relación entre Keats, Fanny y Brown (una suerte de triángulo amoroso) y cómo perciben el efecto que tiene el amor en la creatividad. ¿La distrae o la realza? A pesar de que Brown ve a Fanny como una frívola, una rival que lo aparta de Keats y de su trabajo, lo cierto es que la joven tiene la capacidad de entender profundamente al poeta. El personaje de Brown establece un contraste con el etéreo Keats. Mientras Brown tiene una visión del amor terrenal, superficial y sexual (véase su relación con la criada de los Brawne), el amor de Keats es espiritual, sensual, apasionado y profundo.

Bright StarLos atractivos protagonistas, la actriz australiana Abbie Cornish y el británico Ben Whishaw, realizan una labor espléndida a la hora de dar vida a una relación tan apasionada como contenida. Ben Whishaw le presta su físico frágil y expresión vulnerable y atormentada al sensualista Keats, dotándolo de la inocencia, la complejidad y la determinación que lo caracterizaron. Abbie Cornish, que lleva el peso de la película, encarna a Fanny con una buena dosis de energía y vitalidad. Joven ingeniosa e inteligente restringida por los convencionalismos de la época, Cornish refleja a la perfección el viaje y el coraje de Fanny a la hora de desafiar las leyes de lo que la sociedad consideraba apropiado y escoger a un pretendiente pobre que le iba a causar, inevitablemente, un gran dolor.

Bright Star se inicia con un primer plano de unas manos ocupadas, no en la escritura, sino en la costura. Es lo que vemos en muchos retratos de la época: mujeres cosiendo. Cosiendo y esperando. Las jóvenes de la clase social de Fanny tenían poco que hacer aparte de adquirir las dotes necesarias para atraer a un marido lo más adinerado posible. Condenada a esta constante espera, la única salida que encuentra a su pasión y talento es idear innovadores diseños para sus vestidos. Adolescente frívola y coqueta al inicio del filme, Fanny adquiere peso y profundidad a través de su relación con Keats, el descubrimiento del amor y de sí misma.

Campion remarca la hipocresía sexual de aquellos años. Fanny y Keats no pueden casarse debido a la pobreza del poeta y apenas encuentran un momento para estar a solas, pero Brown no tiene reparo en cruzar la frontera social para divertirse con la ingenua criada. Mientras, Fanny y Keats subliman su deseo a través de cartas, poemas, bordados y conversaciones. Esto, sin embargo, no es óbice para que Campion componga, con los protagonistas completamente vestidos, una escena de una enorme carga erótica ausente en productos más explícitos.

La película guarda algunos puntos en común con El piano pero, a diferencia de los primeros juegos formales de la directora, aquí la cámara no nos distrae con ángulos, movimientos o planos extraños. Se mantiene simple, casi minimalista, no sólo sin entrometerse sino contribuyendo a la intimidad de la historia.


La producción, con gran mimo y atención a los detalles, tiene al mismo tiempo un aire ligero y moderno alejado de los pesados productos de época británicos. Filmada en Bedfordshire, Inglaterra, Campion se recrea en el paso de las estaciones, con los árboles vistiéndose de verde y los narcisos y jacintos silvestres brillando en medio de prados gloriosos. Como la poesía de Keats, Campion enfatiza los sentidos, la brisa, el canto de los pájaros, la nieve que cae,… Keats tumbado en lo alto de un árbol en flor, iluminado por la calidez del sol.

Poético, delicado, sensual, sutil y contenido, se podría decir que Bright Star es el mejor filme de Campion hasta la fecha.

2 comentarios:

  1. ¿Se ha estrenado en España?

    ResponderEliminar
  2. La película se estrenará en nuestro país en la primera semana de septiembre de 2010.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails