martes, 7 de septiembre de 2010

0

Comentarios cinematográficos de inicios de septiembre

Frescas, jugosas noticias y comentarios cinematográficos de primeros de septiembre 

Escribe Mister Arkadin


1. – En qué se parece Alfred Hitchcock a Orson Welles

Anthony Perkins, en `El proceso´
La relación (no temática) entre ambos directores es curiosa. Por ejemplo, ambos realizan en el mismo año Rebeca y Ciudadano Kane. En ambas encontramos parecidos comienzos.

En 1942 Orson Welles rodó La dama de Shangai donde, en su parte final, incluye una memorable escena onírica, parte de que sin duda puede llevarnos a la visión de los sueños que Gregory Peck cuenta a Ingmar Bergman en la posterior Recuerda (1945).

Y en fin en 1958, Welles rueda la maravillosa Sed de mal donde la protagonista, Janet Leigh va a parar a un motel de carretera cuyo encargado es un ser extraño, que curiosamente recuerda bastante al Norman Bates de Psicosis (1960), a cuyo motel va a parar también la misma actriz. El dueño del motel de la celebre película de Hitchcock sería Anthony Perkins a quién Welles convertiría en protagonista de El proceso (1962).


2. – En todos los sitios…

cartel de `Come, reza, ama´
Sí en San Sebastián se va a homenajear a Julia Robert, y de esa forma asegurarse la presencia de la actriz con su última película (casi de autoayuda), Come, reza, ama (¿orden lógicamente secuencial de acción o una simple toma de contacto?), como también del director y de alguno de los compañeros de la actriz en el filme como puede ser Javier Bardem (¿junto a “Pe”?), en Venecia no van a ser menos (además se adelantan al festival donostiarra). Así en la sesión inaugural veneciana, aunque fuera de concurso, se proyecta la muy mediocre películal, Machete de Robert Rodriguez. ¿Por qué ese título estuvo en tal importante festival? Muy simple: el presidente del jurado del certamen este año es Quentin Tarantino, quién como se sabe es muy amigo de Robert Rodrigo (han trabajado juntos en algunos proyectos). Ya se sabe, se llega a producir algo así como un cambio, un trueque (de relaciones, favores): Seré presidente del jurado, daré lustro al certamen con mi presencia, pero vosotros ponéis en un día clave la última película de mi amigo. Si no es así, no se entiende nada.

Pues que bien...


3. – Misterio

cartel de `Lope´
¿Por qué Lope, que parece un piloto de una serie de televisión, ha sido dirigida por un realizador brasileño al que nadie conoce? Un filme que, después de visto, no se explica como ha podido costar la barbaridad que dicen ha costado. Imitativa, torpe, alcanza su máximo ridículo en la representación de una obra de Lope de Vega sobre el descubrimiento del nuevo mundo. En tal representación aparecen, en escena, unas indias propias de un espectáculo revistil de los años cincuenta del siglo pasado. Una película desaprovechada (ya leeréis la crítica de Juan Ramón) donde hasta actores magníficos (Luis Tosar o Juan Diego) aparecen perdidos y ridículos entre otras cosas debido al desafortunado vestuario. Algo así como un episodio piloto de una serie televisiva. A su lado la más bien inconsistente Alatriste resplandece como si fuera una joyita.


4. – Otra de semejanzas

En este caso no es a nivel formal sino temático.

Aunque a simple vista pueda parecer extraño o como mínimo sorprendente, es fácil comprobar la relación ideológica-temática que existe entre Luis Buñuel y Alfred Hitchcock. Ambos vivieron en la misma época, coincidieron en Hollywood (en la célebre fotografía donde grandes maestros del cine inmortalizaron su presencia en la casa de ¿Cukor? aparecen ambos), estudiaron en colegios jesuíticos, tuvieron madres dominantes, supieron qué era eso de la culpa y la represión, gustaba de plantear en sus filmes problemas psicoanalíticos (con referencia freudiana), eran misóginos… Vean y comprueben la semejanza viendo algunas de las películas de ambos y compárenlas (Él, La joven, Ensayo para un crimen, Susana, Marnie la ladrona, Psicosis, Recuerda, La sombra de una duda...).


5. – Pues si…

cartel de `Phillip Morris...´
¿Saben cual es el título de la película que cuenta (sólo que sin homosexuales) la misma historia que Phillis Morris, te quiero!?

Se trata de Atrápame si puedes (2002) de Steven Spielberg. El actor que incorporaba al personaje de los mil oficios (historia difícil de creer a pesar que se asegura —en ambos casos— que es real) era Leonardo DiCaprio. Equivalente al Jim Carrey de la película actual. En ella no existía nadie parecido al personaje que ahora interpreta Ewan McGregor (el excelente actor de El escritor de Roman Polanski), sino una especie de policía-inspector de hacienda interpretado por Tom Hanks, que trataba de atrapar a DiCaprio.

Se ha escrito sobre el gran trabajo y profesionalidad de Jim Carrey en el filme del que hablamos (nadie duda que cuando quiere, no siempre, es un buen actor), suponemos, entre otras cosas, que por adelgazar en exceso para poder hacer creíbles ciertas partes del filme. De acuerdo en ello, pero parece olvidarse que quizás bastantes más kilos (obsesionado por su culpabilidad), perdía Chistian Bale (sí, el Batman de Nolan) para poder interpretar con veracidad, en 2006 al principal protagonista de la película de Brad Anderson, El maquinista.


6. – La nueva Lisbeth Salander

En un artículo anterior decíamos que la actriz de Juno, Elen Page, a la que vimos recientemente en Origen y que pronto estrenara Súper, era la elegida por David Fincher (del que se estrenará entre nosotros a finales del próximo mes, la red social) para interpretar el papel de Lisbeth Salandes (la chica bisexual de la caja de cerillas, el bidón de gasolina, la de los hombres que no amaban a las mujeres) en la versión americana de Milenium. No será propiamente un remake, según el director, porque hablará de cosas de antes del inicio de la acción (se supone de los recuerdos o las vueltas atrás del relato) del primer libro (y película sueca) sobre esa historia.

Resulta, como era lógico pensar, que Elen Page no da el tipo, por lo que ha sido descartada. Tal personaje es interpretado finalmente por Rooney Mara a la que hemos visto recientemente en la última versión de Pesadilla en Elm Steet (el origen). El personaje del periodista del nuevo e inmediato Milenium corre a cargo de Daniel Craig. El guión ha sido escrito por Steven Zaillian, autor de guiones famosos como La lista de Schindler (1993). También realizador de películas tales como En busca de Bobby Fischer (1993). El Milenium de Fincher se titula The girl with the dragon Tattoo.


7. – En que se parece Viridiana a El apartamento

Como en el caso de Rebeca y Ciudadano Kane ambas fueron realizadas casi al mismo tiempo. Coinciden en el final: una partida de cartas sirve, en ellas, para insinuar una relación sexual. Eso sí, la película de Buñuel propone un final más fuerte que la de Wilder. Sugiere nada menos que una inmediata relación a tres. Aunque la verdad, bien mirado, algo parecido es lo que se vislumbra más allá del final festivo de fin de año de El apartamento.


8. – Un festival de cine de verano

Li Hong, director de `Han Jia´
Todos los meses, en agosto se celebra en la ciudad suiza de Locarno un festival de cine rompedor por varias razones: proyecciones al aire libre en la gran plaza de la ciudad, obras minoritarias e independientes en principio sin fuertes alicientes cara a los espectadores. Este año el primer premio (Leopardo de oro), tan inesperado como casi siempre ocurre en este certamen, fue para la película china Han Jia (Vacación de invierno) del desconocido realizador Li Hong Gi. El filme narra una historia intimista sobre la vida cotidiana de unos adolescentes en una ciudad industrial del norte de China. La película obtuvo también el premio de la Critica Internacional. El año pasado fue también China el país que se llevó el primer premio.

Otras películas premiadas en Locarno en el pasado agosto de 2010 han sido Curling de Denis Cöté (mejor director, mejor actor), Bell, bell svet (mejor actriz). Una coproducción entre Estados Unidos y Argentina (Aarvark) obtuvo el premio a la mejor opera prima. El cortometraje español ¿Te vas? de Cristina Molino fue galardonada en la sección Leopardos del Mañana. El premio del público fue para el filme israelí The human resources manager de Eran Riklis.

Esta es el primer año de Olivier Père como director del festival anteriormente responsable de la Quincena de Realizadores del festival de Cannes.


9. – Cosas de recaudaciones

Sorprendentemente, en su primera semana de exhibición, el último filme (bastante interesante) de Woody Allen, Conocerás al hombre de tus sueños (con 250 copias en circulación) ha ocupado el segundo puesto del ranking de recaudaciones semanales. No es la primera vez que (últimamente) una película (cosa rara) de Allen se encarama a esos lugares de privilegio. Ya ocurrió cuando hace dos años se estrenó (la más bien lamentable) Vicky Cristina Barcelona.

La película de mayor recaudación del verano ha sido, y sigue siéndolo, la excelente Toy Story 3 seguida de la más que discutible Origen. El primer puesto en la semana en que Allen ha obtenido el segundo fue para la tremebunda The karate kid.


10. – Duetos

Hay infinidad de películas semejantes en la historia del cine:
    • Bien porque son remakes de otras como El quinteto de la muerte de Mackendrick, que fue revisada (malamente) por los hermanos Coen; o El político de Robert Rossen, tomada luego por Steven Zaillian. Y tantas otras…
    • Mismas historias disimuladas al ser cambiadas de género tales como El último refugio (1941) y Juntos ante el peligro (1948) ambas de R. Walsh, Odio entre hermanos (1949) de Manckiewicz y Lanza rota (1954) de Dmytryck, Bola de fuego (1941) y Nace una canción (1948) ambas de Hawks.
    • Mismo relato con cambios elocuentes en el guión: las dos versiones de El hombre que sabía demasiado de Hitchcock (1934 y 1956).
    • Distintas historia con temas afines: Las aventuras de Robín de los bosques (1938) de Curtiz y El halcón y la flecha (1950) de Tourneur.
    • Parecidos desarrollos en ambientes diferentes: Objetivo Birmania (1945) y Tambores lejanos (1951) ambas de Walsh.
    • El pez grande y el pez chico: Tiburón (1975) de Spielberg y Piraña (1978) de Dante.

Son algunos pequeños ejemplos de las muchas identidades que se encuentran en cine, al igual que la escena citada en un artículo anterior entre la carrera de barcos de Barco a la deriva (1935) de Ford y la persecución del tren en En el oeste (1940) de los hermanos Marx.


11. – El mundo está loco, loco…

Jean-Luc Godard
Ya me dirán, nada menos que el Oscar honorífico de este año ha sido concedido a… Jean Luc Godard por su contribución al mundo del cine. Pocas veces un Oscar ha sido tan notable, tan justo porque entre otras cosas premia a un realizador que no es norteamericano, que es sin duda, aunque algunos le critiquen, tiemblen ante la aparición de uno de sus nuevos títulos, uno de los grandes innovadores, experimentadores que tiene el cine actual. Cine diferente, siempre, el suyo, en busca del más difícil todavía. Una obra imperfecta en su perfección.

¿Irá a recoger el premio? En pocos certámenes donde se le ha homenajeado o deseado hacerlo se ha presentado. Si ha recogido algún premio es para soltar un abrupto, acordase del cine de papá. Godard es Godard. Para, quizás, evitar problemas con los homenajeados (¿querrán o no ir?, ¿se pondrán enfermos en el camino?...), se ha separado ese acto de los homenajes, desde el pasado año, de la ceremonia de los Óscar propiamente dichos.

Este año los premios especiales se concederán en noviembre. Sobre todos reinará Godard. Si accede a ir a recoger el premio puede pasar cualquier cosa. Como los académicos no se las tienen todas consigo, arropan tal galardón con otros varias entre los que se cuenta el premio a Francis Ford Coppola y a ese buen actor que es Eli Wallach, que aún hace pequeños papeles.

Hollywood ha llevado y elevado, con el premio a Godard, el cine experimental, renovador a la categoría que tantas veces se le ha negado. Casi siempre los Óscar especiales son los más justos, los más incuestionables. Como ocurrirá en la próxima entrega de esos galardones que tendrá lugar en el mes de noviembre.


12. – Un recuerdo

El próximo año la maravillosa (y siempre joven) Desayuno con diamantes de Edwards cumplirá 50 años. Todo en ella resplandece. Un cúmulo de brillantes. Pues bien, el traje que lleva Audrey Herpburn en la primera escena está considerado como el mejor diseño de vestido de toda la historia del cine. Quizá exagerado, pero digno de elogio como todo en esa película mecida a los acordes de la música de Mancini y de la canción Moon River. Nunca ha sonado mejor la letra que en la voz de la enorme actriz que interpretó a la mujer sin nombre semejante al gato que tiene en su apartamento. Memorable Audrey pero también George Peppard, Patricia Neal o Mickey Roone, en una especie de borrador del personaje del inspector Closeau de la serie La pantera rosa que tanto éxito (y también declive) le supuso a su creador, Blake Edwards.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails