viernes, 17 de septiembre de 2010

0

Mr. Arkadín comenta (sep. II)


Qué mundo el del cine…

Escribe Mister Arkadín


En que se parece J. L. Mankiewicz a Tim Burton

Buscando parecidos se encuentran a montones aunque sean cogiditos por un pequeño hilo. En el caso de estos dos realizadores tan distintos el emparejamiento se debe a la idea inicial de El fantasma y la señora Muir (1947), un fantasma que no desea que nadie habite su casa por lo que asusta a los futuros compradores, que se encuentra también en la trama (aunque en forma totalmente distinta) de la segunda película de Tim Burton Bitelchus (1988). Muy distintas ambas, por supuesto. La de Mankiewicz es una gran película romántica y serena, la de Burton esperpéntica y caótica.

Cuando Burton rodó su primer largometraje en 1985, hacía dos años que el director de Eva al desnudo había ya muerto. Por cierto Rex Harrison, actor principal de El fantasma y la señora Muir —que Mankiewicz rodó en los inicios de su carrera como realizador— volvió a trabajar con el director en algunas de las últimas películas que dirigió como Cleopatra (1963), componiendo un excelente Julio César, o Mujeres en Venecia (1967).


Como para fiarse

Hay diarios que venden todo menos noticias. Entre otras cosas porque cuando se leen las noticias en los diarios, ya están pasaditas. Otras nuevas aparecen en las ediciones digitales. Por ello los diarios se dedican, para poder vender, a ofertar decenas y decenas de complementos a los compradores. Algunas disparatadas, pero bueno… Son casi como esas ofertas televisivas que nos intentan colar algunas emisoras noctámbulas o muy mañaneras.

Entre estas ofertas se encuentran las promociones cinematográficas, algunas como regalo, otras al precio de un euro o de cincuenta céntimos (incluso hasta dos o tres nos pueden dar por tal mísera cantidad). Pues bien, mucho ojo. Lo normal es que, en este último caso, la calidad sea mala, los subtítulos no existen, el formato puede estar cambiado y… hasta, si como lo leen, puede ocurrir que la película (si es demasiado larga) esté incompleta. Un ejemplo, en un periódico de gran tirada ofrecieron una serie de películas del oeste a precios de un euro. Ofertaron bastantes títulos, pues bien, en uno de ellos, la disparatada El demonio, la carne y el perdón (1961) de Roy Ward Baker, con Dick Bogarde y John Mills, el DVD acababa cuando le parecía bien. O sea que no terminaba. Los editores no deberían saber que la película duraba 132 minutos. Debieron pensar que se adecuaba a una duración normal. Así que tan poco presentable título lo hicieron menos presentable: el formato Scope se convirtió en cuadrado, la película acababa antes de las dos horas….

No es el único caso. En una promoción del cine español se dio el caso que el DVD de Lucia y el sexo de Medem (que además era la película promocionada gratis como gancho para hacerse con la colección) estaba totalmente vacío. Nada se había grabado en él. En el caso de algunos DVD de la estupenda Bienvenido Mister Marshall de Berlanga aparecía un reportaje promocional de un producto/empresa inglesa… en versión original. Uno, que es paciente esperaba, pensando que aquello era como la publicidad en el cine, pero de eso nada. Detrás la nada. De la película ni rastro.


Truenos y Griales

Como dijimos en el blog, a finales de agosto, se está rodando El capitán Trueno y el Santo Grial (más o menos), decíamos entonces equivocadamente que el título era semejante a una de las últimas aventuras de Indiana Jones. Pues sí pero no. Aquella película sí hablaba de la búsqueda (padre e hijo) del santo Grial pero su título (que no sonaba muy bien, aunque bueno, si se refería a la última podía darse por bueno) es Indiana Jones y la última cruzada.

El filme sobre el capitán Trueno, que otros quisieron dirigir (caso de Juanma Bajo Ulloa, que tuvo que desistir de llevar a cabo el proyecto después de intentarlo a lo largo de varios años), al fin se está rodando en diferentes lugares. Caso del castillo de Baños de la Encina (Jaen), fortaleza considerada como una de las más antiguas —y mejor conservadas— de Europa, o en el impresionante Castillo Convento de Calatrava. Posteriormente las huestes llegarán a los estudios de la Ciudad de la Luz, de Alicante. Porque entre otras cosas la producción, con un presupuesto de diez millones de euros y dirigida por el salmantino (nacido en la localidad de Peñaranda de Bracamonte, situada a 40 km de la capital) Antonio Hernandez, es valenciana.

No sabemos si al final de la película el capitán Trueno llegará en olor de multitud a la Catedral Valenciana para entregar, entre aplausos, vítores y volteo de campanas, el Santo Grial a tal santo lugar, porque, si no lo saben, la Catedral Valenciana asegura, que ya es asegurar, que el verdadero Santo Grial (o sea la copa que utilizó Cristo en la Última cena) se encuentra en su sagrado recinto. .


Del Barça al PP

El partido de la gaviota valenciano que, como sabe casi toda España, considera que esa es su finca particular, donde todo está permitido y todo se le admite (corrupción generalizada, desplantes, chulería….), ha decidido aplicar a sus militantes la misma medicina que Guardiola aplicó al Barcelona en las semifinales del año pasado contra el Inter.

Sí, los altos cargos del PP valenciano han visionado en grupo (no sabemos si con coloquio posterior) la película Invictus de Clint Eastwood. Las elecciones están cerca y hay que insuflar lo insuflable. La cuestión es que la moral (muy alta) no decaiga, que arrasarán todo cuanto salga a su paso. La visión de la película reforzará sus creencias. Sólo hay un pequeño problema. Al Barça no le dió resultado la proyección. Los jugadores vieron la película, salieron al campo para arrasar al rival, pero… fue el Inter de Mouriño el que se llevó el gato al agua. Los de Guardiola se quedaron chafados….


De Mostra…

Terminó la Mostra de Venecia. Parece ser que no ha sido nada del otro mundo. Su director, el de la Mostra, dice que la deja y lanza cartas incendiarias contra la prensa italiana porque no la defienden o no defienden su manera de dirigir el certamen. Desde luego inaugurar con Machete, de Robert Rodríguez, no era una buena noticia para un festival que se precie. Incluso aunque el valedor de tal peliculita fuera Tarantino, amigo personal del director de la película, que ejercía —¡que curioso!—, en esta ocasión, como presidente del jurado oficial del festival. Casualidades, que se le va a hacer...

Como casualidad es sin duda que parte de los amigos, conocidos o ligados de una u otra manera a Tarantino se hayan llevado la mejor tajada del certamen. Es el caso de su ex pareja Sofia Coppola, que se ha llevado el premio a la mejor película; o de Monte Hellman, realizador unido a su camarilla, que se lleva un premio del jurado; o Álex de la Iglesia, admirador de la violencia tarantiniana… Son algunas curiosas realidades venecianas.

Nadie duda de la validez de ninguna de estas obras. Cuando veamos estas películas, ya dictaminaremos nuestro (humilde) juicio. Y por supuesto, tenemos muchas, muchísimas ganas de ver esos espectáculo circense con baladas de trompetas a través del que se desea contar la historia de España entre dos épocas distantes y claves….

Mientras tanto Venecia, su festival, sigue haciendo agua. Así, por ejemplo, el celebre Hotel de Bains veneciano que forma parte de la literatura y el cine, va a ser demolido. Tal establecimiento, elegante, es donde se alojó Thomas Mann en 1911. Y allí es donde se inspiró para escribir Muerte en Venecia. Tal hotel va a ser remodelado (es de 1902) para crear 70 apartamentos de lujo (seguramente horteras) con vistas al mar y que se venderá a 15.000 euros el metro cuadrado.

Mientras Venecia decae, el festival de Toronto asciende. Pues allí, al menos, podrán contar con las producciones americanas (se celebrá prácticamente en las mismas fechas, entre Venecia y San Sebastián). La cercanía facilita la promoción de películas americanas y la presencia de sus estrellas. La crisis también paga.


…a Mostra

La de Valencia, que se celebrará este año por última vez en octubre (en 2011 pasará a marzo), se dedica a hacer encaje de bolillos para poder ofrecer una programación de interés dentro de una especialización tan discutible como acción y aventura. Como en todo festival que se precie abundan las notas de prensa. En algunas se tiene que decir, y eso no resulta demasiado profesional, que donde se dice eso ahora se dice otra cosa.

Ha ocurrido con el ciclo dedicado a Joseph MacTiernan, que de la noche a la mañana ha dado paso a otro de Wolfgang Petersen. La razón esgrimida es que el realizador de La Jungla de cristal no puede desplazarse en esas fechas. Mientras que el realizador de Troya sí podrá estar. Pues nada se cambia y aquí no ha pasado nada. Si éste tampoco puede venir, se llama a otro. Es lo bueno que tiene eso de acción y aventuras: cualquier realizador ha realizado películas de ese tipo. Y los que no pueden venir ahora, ya se sabe, a la próxima….


La alegría de la huerta

En el editorial de diciembre de la web de Encadenados, nuestro director se extrañaba de que una persona que se dice profesor de Universidad, periodista, escritor, agitador cultural, presentador de televisión y director de cine, tenga que acudir a falsas biografías que ponen en entredicho su valor. Se refería en ese editorial al dato que aparecía en su página de Wikipedia (¿quién la ha creado?) donde se lee que a la tierna edad de 11 años dirigía y coordinaba cineclubs en la Universidad Laboral de Cheste.

Tanto nuestro director (por email), como varios redactores de Encadenados (en una Mostra) a la que vino, se intentaron poner en contacto con él para que explicara a qué se debía tal exagerado desliz. A todos dio la callada por respuesta.

Y a todos nosotros, aunque nos da igual que se cuelgue unas falsas medallas, nos fastidia un poco esa actitud. El cine club (los diversos cineclub de la laboral de Cheste) los inició nuestro director. El inicio tuvo lugar en noviembre de 1971 con Viento en las velas.

El tal personaje, soñador de hazañas, desea —no se sabe porqué— convertirse en un niño prodigio del y para el cine. Un sin sentido total. Una imposible ilusión en un centro de 5.000 alumnos, repartidos en 24 colegios, con directores y tutores encargados de su formación cultural. Nuestro dire fue de profesor (de física y química) a aquel centro, pero con la condición de poner en marcha y dirigir las actividades cinematográficas del centro. En 1998, cuando pasó a los centros de formación del profesorado para formar a los profesores en material audiovisual, en el centro de Cheste funcionaban con distintas películas (una sesión semanal para cada nivel), con tantos cineclubs como niveles educativos había. O sea EGB, Formación Profesional, Bachillerato, COU y Magisterio.

De aquellas actividades, de aquellos cineclubs surgieron varios de los que hoy hacen Encadenados y este blog tales como Sabín, Luis, Marcial, Angel Vallejo… Por cierto, Sabín y Carles Alberola (sí, el director de teatro) fueron los primeros alumnos que se encargaron de llevar coloquios (a finales de los años setenta o principios de los ochenta) algunos días en algunos de los cineclub….

Lo que nos sorprende es que, a día de hoy, el tal alegre personaje siga sin corregir su biografía Wikipediana. Si eso le agrada, que siga soñando con tales espejismos….


Al fin se hizo la luz

Pues sí, como se puede ver, la revista Encadenados ha vuelto a salir. Con una navegación más fácil. El blog seguirá adelante. Pero los contenidos que asumió de la revista en estos meses de paro, volverán a su sitio original. Es decir, los Rashomones, las calificaciones, las críticas, los festivales en los que estemos, la música, las historias cinéfilas de nuestro director (como esa serie aún inacaba sobre sus años en Cinema Jove, que en realidad abarcarán sus memorias cinéfilas desde 1986 a 2003)…

Todos los artículos que se publicaron estos meses en el blog pero que eran propios de la web, pasaran poco a poco a ella. En http://www.encadenados.org/nou/ estará también todo lo que se ha escrito en la revista desde su inicio en 1998. Y, por supuesto, la web seguirá subiendo artículos y críticas diariamente.

Curiosamente el renacer de nuestra revista ha coincidido con el fallecimiento del bueno de Chabrol. ¿Habrá influido desde el más allá para acelerar nuestro proceso de salida? Seguro que sí. Quizá a cambio nos pida que nos acordemos de él para alguno de los próximos rashomonitos… Habrá que tenerlo en cuenta.


Adivina, adivinanza

Hay una película en la que Woody Allen rinde algo más que tributo a Fresas salvajes de Bergman. En otra hizo lo mismo con La ventana indiscreta de Hitchcock. ¿Recuerdan los títulos?

En la próxima entrega (semana) de este espacio, daremos la solución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails