martes, 30 de noviembre de 2010

2

Ha muerto Mario Monicelli

Mario Monicelli (1915-2010)
¡Qué viva Italia!



Hoy leemos en la prensa que el director y guionista Mario Monicelli, con 95 años de edad, se suicidó ayer saltando de la ventana del hospital de Roma donde estaba internado para el tratamiento de un cáncer que, parece ser, estaba en su fase terminal. Dentro de la tragedia que esconde el asunto, la escena parece sacada de una de sus películas. La primera aproximación que tuve al cine de Monicelli fue Habitación para cuatro (el título original era Amici miei), una comedia sobre las gamberradas de unos personajes maduros donde al final, uno de ellos, moría. Era una sátira que dentro de su comicidad dejaba un regusto amargo.



Posteriormente fui completando su filmografía pues durante los primeros años del Festival Cinema del Mediterrani de Valencia hubo posibilidad de revisar muchos de estos filmes (eran otros tiempos, muy alejados del cine de acción, su especialidad actual). Así, entre festivales y pases televisivos, se pudo acceder a obras maestras como Rufufú, La gran guerra, La armada Brancaleone, etc. Se completaba así una trayectoria que había comenzado con las películas de Totó y que poco a poco fue configurando una serie de filmes que engrosaron eso que se vino a llamar comedia italiana, corriente de la que Monicelli, junto con Dino Risi y otros, fue uno de sus principales representantes. Por el objetivo de su cámara pasaron todos los grandes del cine italiano: Vittorio Gassman, Sofia Loren, Marcelo Mastroianni, Alberto Sordi, Totó y un largo etcétera.


En sus películas y guiones podíamos ver como se reflejaba la Italia de la segunda mitad del siglo XX y donde los personajes se reían de la vida a pesar de que ésta siempre terminaba pasando factura, lo que provocaba que la frontera entre lo cómico y lo trágico se desplazara continuamente de una lado a otro. No en balde, a pesar de que su cine se etiquetaba bajo ese amplio abanico denominado comedia, también tiene alguna que otra importante como Los compañeros (Il compagni, 1963) que se centraba en la situación del proletariado a finales del siglo XIX. Hombre de izquierdas, su concepción del mundo se reflejaba aquí y allá en sus películas, en sus textos y en sus declaraciones. Parece que aquejado de esa enfermedad terminal, ha querido reescribir su final.


Escribe Luis Tormo

2 comentarios:

  1. Ralizó excelentes comedias, ya clásicas, en ese gran cine italiano de los años 50 y 60. Bastaría ver la divetida "Rufuffu" (con grandes actores que van desde el gran Gassman hasta Mastroniani pasando por Totó) para demostrar lo grande que era.

    ResponderEliminar
  2. Hace unas semanas moría el productor ino de Laurentis. Se acaba una generación.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails